Prueba de presión hidrostática

Prueba de presión hidrostática

16 Jul 2018 Calderas de Agua
Equipos complementarios

Además de cuidar todos los procesos de producción, es necesario asegurar la calidad y seguridad de los equipos, especialmente los sometidos a esfuerzos mecánicos debidos a la presión. Para ello una de las pruebas que complementa a otras como las radiografías, ultrasonidos, líquidos penetrantes o inspecciones visuales, es la prueba de presión hidrostática o comúnmente conocida como prueba hidráulica.

Se define como la aplicación de presión en el interior de un equipo o línea de tuberías fuera de operación (mayor que la del exterior), con el fin de verificar su resistencia y completa hermeticidad, teniendo en cuenta las uniones soldadas y embridados, utilizando como elemento principal un fluido no corrosivo, normalmente agua.

El marco legal europeo aplicable es la Directiva de equipos a presión "2014/68/UE", donde se indica la necesidad de realizar esta prueba en todo equipo o línea de tuberías de fabricación nueva, ya sea en las instalaciones del fabricante o en las del propietario y/o usuario cuando se trata de líneas que se terminan de instalar en campo. Adicionalmente, la prueba de presión hidrostática también es necesaria cuando se realizan reparaciones o modificaciones en equipos o líneas puestas en servicio con anterioridad.

Normalmente, un equipo que haya sido probado en los talleres del fabricante no necesita ser probado nuevamente después de su instalación, a menos que sea requerido por algunas de las partes interesadas o si existe alguna sospecha de que el equipo haya sufrido algún daño durante el transporte.

Los códigos de diseño de los equipos y líneas de tuberías establecen cuáles son las condiciones físicas que deben darse antes, durante y después de la realización de la prueba de presión hidrostática, con el fin de garantizar unos resultados fiables. Estas condiciones hacen referencia a la presión de prueba, temperatura ambiente y del fluido, así como las características intrínsecas del material.  

Las normativas de aplicación pueden tener orígenes muy diversos, pero CERNEY está capacitada para fabricar bajo cualquier normativa de prestigio (véase europeos tales como: EN13445 para equipos a presión no sometidos a la llama, EN12952 para calderas acuotubulares o EN12953 para calderas pirotubulares, AD-Merkbläter, BS, AS, CODAP; americanos tales como: ASME I para calderas, ASME VIII para equipos a presión, ASME B31.1 para tuberías de potencia y B31.3 para tuberías de proceso, ANSI, API, etc.)

Además, desde el punto de vista de la seguridad la entidad responsable de la realización de la misma debe emitir procedimientos y/o instrucciones técnicas de cómo proceder en su realización. Éstos a su vez, pueden o incluso deben ser aprobados por terceras partes implicadas.  

El propósito real:

Se ha expuesto anteriormente qué es una prueba de presión hidrostática y, además, cuándo y cómo ha de realizarse la misma, pero realmente, ¿cuál es el propósito real de la misma?

Al realizar la prueba de presión hidrostática se somete el material a unas condiciones extraordinarias, mucho más exigentes que aquellas que se encontrarán durante el funcionamiento normal para el que el equipo o línea ha sido diseñado, así pues, se entiende que si el valor de presión interna se mantiene constante durante la prueba, y tras la inspección visual se constata que no existen fugas ni deformaciones permanentes, el equipo o línea ha sido diseñado y fabricado de acuerdo a los criterios requeridos y por lo tanto, puede ser considerado seguro.