Aceite térmico

Aceite térmico

Nuestras Calderas de Aceite Térmico Convencionales, con quemador, están dotadas de tres pasos de gases, siendo la transmisión calorífica en el Hogar, por radiación y dos pasos con transmisión de calor por convección.

En estos equipos, el cuerpo de caldera, formado por un cuerpo cilíndrico de disposición vertical u horizontal, incorpora interiormente un hogar de amplias dimensiones, impidiendo todo contacto entre la llama y el cuerpo de caldera, asegurando que la temperatura de película no supere los límites máximos de trabajo de aceite térmico.

La circulación forzada y controlada del fluido térmico se realiza en un serpentín multitubular, que asegura una transferencia de calor perfectamente equilibrada, garantizando un funcionamiento sin riesgo de alteración del fluido.